CAPÍTULO VI: Quien busca, siempre encuentra

*Música durante la lectura (para sentir mejor el ambiente de este capítulo os recomiendo esta canción de fondo)

El sol trataba, sin éxito, asomarse entre las nubes, mientras las gotas de lluvia caían sobre el asfalto. Se podía percibir el sonido de las sirenas de la ambulancia y la policía que se acercaban a dos automóviles destrozados ubicados en la M4, a la altura del parque Osterley. Un cúmulo de coches conducidos por curiosos, que se asomaban por la ventanilla para observar con asombro un accidente producido entre un taxi y una camioneta, pasaba lentamente por el lugar del suceso dirección Londres.

* *

Ni una nube en el cielo y los mismos grados de un cuerpo humano, marcados en el termómetro, convertían la estancia en las calles de Madrid en todo una prueba de resistencia. Entre tienda y tienda, en la cabeza de la joven nacían pensamientos de arrepentimiento, fruto del calor y del avance de las horas en las que seguía sin encontrar el vestido perfecto. Ni siquiera había comido, pero el entusiasmo de un verdadero reencuentro con el misterioso desconocido de la mirada magnética, la alimentaba.  

“Ni siquiera había comido, pero el entusiasmo de un verdadero reencuentro con el misterioso desconocido la de mirada magnética, la alimentaba.”

El reloj estaba a punto de marcar las seis de la tarde; con apenas tres horas para la deseada cita, decidió probar su suerte por una última vez y cruzó una majestuosa puerta de vidrio ubicada en el número 28 de la calle Velázquez, la misma en la que vio al nórdico por primera vez. La recibió un joven acicalado de perfecta sonrisa, dándole la bienvenida al amplio y moderno local de 1500 m² repleto de ropa y accesorios de primeras marcas. Ekseption era y es la tienda multimarca de referencia en la capital española. Este año había cumplido la edad de Cristo: 33 años obsequiando las mejores piezas a los más fieles seguidores de las últimas tendencias, seguidores de lo más exclusivo y único, en pleno centro de Madrid. Diseños de firmas de renombre como Balmain, Celine, Maison Margiela o los nuevos dueños del mercado como Off-White o Vetements, estaban presentes entre las más de 100 marcas que temporada tras temporada llegaban a esta emblemática boutique para sorprender a hombres y mujeres enamorados de la moda y el lujo.

No sabía el qué quería exactamente, tan solo que buscaba un amor a primera vista, fuera como fuera. Muchos piensan que si no tienes claro lo que buscas nunca vas a encontrarlo, pero no siempre es así; la mayoría de las veces, solo cuando lo encuentras, entiendes que eso es exactamente lo que estabas buscando.

“Muchos piensan que si no tienes claro lo que buscas nunca vas a encontrarlo, pero no siempre es así; la mayoría de las veces, solo cuando lo encuentras, entiendes que eso es exactamente lo que estabas buscando.”

Su corazón se vio conquistado por varios bolsos: un nuevo clásico actual “Hourglass” de Balenciaga, el veraniego “BV Snap” de Bottega Veneta en azul cielo y un original “Horsebit 1955” de Gucci; se enamoró de unas sandalias de Fendi y unos stilettos negros de Saint Laurent, pero no veía ese vestido, blusa, falda o conjunto con el que sus ojos empezasen a brillar.

Rara vez se dejaba asesorar, incluso en cuestiones tan insustanciales como elegir un look, solo contaba con su propia opinión, pero todo apuntaba que hoy era una de esas veces raras. Con la ayuda del store manager de Ekseption, aproximadamente unos 60 minutos y unos 20 vestidos y conjuntos más tarde, parecía que Ava había encontrado el outfit perfecto para esta noche: un precioso vestido floral de Zimmermann en tonos pastel. No era un amor a primera vista, era de esos casos en los que si te fijas bien, te encaja bastante en comparación con otros, una filosofía que muchos siguen al elegir pareja. Antes de tomar la decisión quiso dar una última vuelta por la tienda, a pesar de que el tiempo no estaba a su favor. 

“No era un amor a primera vista, era de esos si te fijas bien, te encaja bastante en comparación con otros, una filosofía que muchos siguen al elegir pareja.”

— Espera un momento, — dijo el store manager de la boutique, yéndose al almacén y dejando toda la expectación en el aire. Volvió a los tres minutos sosteniendo un precioso vestido de lino y algodón de Jacquemus. — Lo habían reservado, pero nadie ha venido a por él. Pruébalo, creo que es EL vestido.

Era lo que ella estaba buscando, esta vez sí no había ninguna duda, un diseño midi en color blanco roto con sutiles tonalidades en menta y púrpura a penas perceptibles as los ojos, femenino y sensual a la vez. La decisión estaba tomada.

* *

El equipo médico estaba sacando a un joven de la sala de reanimación de un hospital londinense. Se veía alivio en los ojos del doctor que se había encargado de salvarle de ésta.

— Enhorabuena, Dr. Williams, lo ha conseguido, — le dijo la enfermera. — Ha sido complicado, el chico se ha llevado todo el golpe del accidente, pero usted le ha regalado otra oportunidad para vivir.

Dr. Williams asintió con la cabeza, agradeciendo las palabras de la enfermera, que se apresuró para alcanzar la camilla que ya se estaba alejando por un largo pasillo iluminado por luces fluorescentes.

* *

La joven rubia, que llevaba un fabuloso vestido de tirantes con detalle de volantes que caían de los hombros, estaba terminando de dar el último toque a su look con un pintalabios color melocotón. No se acordaba cuándo fue la última vez que estuviese tan nerviosa por una cita. Eran nervios de incertidumbre, de que esa extrema atracción física se limitara eso, a un encuentro banal sin intereses ni valores en común. En su corazón sentía esa emoción que aparece cuando estás a la espera de una buena noticia que está a punto de llegar. Ni siquiera sospechaba de que esta noche no era la noche en la que la fuera a recibir.

Para el moreno que se dirigía a encontrarse con ella, la interpretación de esa cita robada a Sommer era otra. Una sensación de azar, aventura, con su ego como protagonista, le dejaban claro que esa noche él tenía todas las de ganar. A pesar de no recibir una respuesta de su amigo, basándose en algunas experiencias  anteriores comunes cuando se pasaban “el premio”, y sin ver nada amoral, estaba seguro de que uno de los participantes de este juego tenía que cambiar por el bien de todos.

Todavía no había anochecido, pero las farolas ya iluminaban las tranquilas calles de Madrid. Sin recibir ningún mensaje del enigmático desconocido desde aquella llamada que le hizo por la mañana, Ava se dirigió al punto de encuentro, donde al otro lado de la calle reconoció el coche del nórdico, esperándola con los intermitentes puestos. Cruzando hacia él, pensaba en tan solo volver a encontrarse con esa magnética mirada.

NECESITO MÁS

Temas: novela romántica online – novela de amor online – tienda multimarca Madrid – boutique Madrid – Ekseption Madrid – Zimmermann Madrid – Bottega Veneta Madrid – Balenciaga Madrid – Jacquemus Madrid